C

´CÓMO CONTROLAR MIS EMOCIONES DAÑINAS

woman, model, girl-4620433.jpg
  • Todos hemos pasado por momentos de disgusto, frutraciones, furias, enojos, indignaciones que han provocado una serie de conductas agresivas inapropiadas y emociones de temor, desilución, humillación, rechazo, depresión, produciendo desequilibrios psicosomáticos en nuestra personalidad.

Algunas personas nos dicen que eso es normal, que somos seres humanos y es natural actuar de esa manera, otras personas opinan  que no hay nada que hacer porque así somos y así  nos moriremos. Pero, en nuestro interior quedan  sentimientos negativos acerca de nosotros mismos que no nos dejan avanzar hacia una madurez integral en nuestras relaciones con los demás. A veces, nos sentimos ignorados, no respetados, criticados, ofendidos, traicionados, desilucionados, estafados, humillados, acusados, impotentes o en desventaja. Y ahí, qué hacer? Cómo hacer para no sentirnos así?

Cuál es la forma de salir adelante frente a esta situación permanente que encierra nuestra alma? Será que podré ser capaz de controlar estas emociones?

Comencemos a describir cada emoción y sentimiento para manejarlos con conocimiento y claridad sobre la forma de no permitir que se apoderen de nuestra manera de pensar y actuar . 

Queremos aprender a ser asertivos y cada vez mejores en nuestra manera de relacionarnos con los demás. Para ello, tenemos que hacer un esfuerzo por aprender la forma de llegar a esta meta. 

Comencemos con el más sencillo: EL DISGUSTO.

1. EL DISGUSTO:

  • Es una molestia que genera descontento  de una manera leve. 
  • Hay cosas que te pueden disgustar del comportamiento de otras personas. 
  • El disgusto puede robar la paz, desalentar por un tiempo no muy largo.

PROVERBIOS 19:11

El  buen juicio hace al hombre paciente; su gloria es pasar por alto la ofensa.

  • El secreto para esto es aceptar la gracia de Dio que nos da para cada situación.
  • La gracia de Dios nos da el poder hacerlo, no en nuestras fuerzas.
  • La llenura del Espíritu santo dan frutos de amor, alegría, paz, paciencia, amabiidad, bondad, humildad, fidelidad y dominio propio.
  • Para adquirir este fruto hay que practicar todos los días a hacerlo.

2. Cambiar la perspectiva: No evaluar las acciones de otras personas a través de nuestra mirada personal.

NOS ENFOCAMOS EN CÓMO NOS COMPORTARÍAMOS NOSOTROS EN ESA SITUACIÓN. 

Ej: ¨¨Yo no haría eso, yo…yo…. ¨A veces nos comportamos como jueces y jurado en la causa de aquellos que no se comportan como ÿo quiero¨. o ¨deberían¨.

ABANDONAR  de nuestro vocabulario hacia otros la palabra ¨DEBERÍAN¨DE NUESTROS pensamientos, y nuestras expresiones.

Si estamos en la Trampa del Deberían, hay 3 vías de escape:

1. Explicarle a la otra persona con calma cómo te afecta su manera de actuar y pedirle que deje de hacerl.

2. Considerar que son personas del mundo, ciegas y sin conocimiento de La Palabra de Dios como lo fui yo. . 1 Pedro 4:8.

Hazte las siguientes preguntas:

1. Existe un daño real que se me está haciendo a mi?

Me recuerda el ofensor a alguna otra persona?

Refleja e ofensor algún aspecto que desprecio de mi comportamiento?

Responder con PACIENCIA A LAS SITUACIONES QU ME DISGUSTAN. 

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.