falcon, wildpark poing, predator

EL ORGULLO ENLOQUECE

falcon, wildpark poing, predator

Subir como palma,
caer como coco.

Después de que el  rey Nabuconodosor vió a Sadrac, Mesac y Abednego, siervos de Dios, salir del horno,  y ver que el fuego no les había causado ningún daño,  que ni uno de sus cabellos se había chamuscado y que sus ropas no estaban quemadas, exclamó:  ¡Alabado sea el Dios de estos jóvenes, que envió a su ángel y los salvó! En ese momento, el Rey Nabuconodosor decretó que se descuartizara a cualquiera que hablara en contra del Dios de Sadrac, Mesac, y Abednego. Comenzó a reconocer las maravillas que Dios había realizado a su favor.

Un día, contó el rey Nabuconodosor un sueño que le había producido miedo y terror. Ordenó a todos los magos, hechicheros, astrólogos y adivinos de Babilonia que le interpretaran el sueño, pero ninguno de ellos lo pudo hacer. v.7

 Nabuconodosor también  permitió que Daniel  le interpretara el sueño, pues lo consideraba una persona con el espíritu de Dios. 

Daniel pudo interpretarle el sueño de la siguiente manera: El árbol que tocaba el cielo y se podía ver en toda la tierra, dando abundantes frutos y alimentando a todo el mundo, era el mismo Nabuconodosor. Pero del cielo bajaba un mensajero santo que le ordenaba derribar el árbol y destruirlo, dejándolo enterrado para que se empapara con el rocío del cielo, sujetando con hierro y bronce las raíces y viviendo por siete años como los animales salvajes, comiendo pasto. 

También agregó, que viviría siete años viviendo entre animales salvajes y alejado de la gente, hasta que reconociera que el Altísimo es el soberano de todos los reinos del mundo, y que se los entrega a quien Él quiere.

La orden de dejar el tocón y las raíces del árbol quería decir que Nabuconodosor recibiría nuevamente el reino, cuando reconociera que el verdadero reino es del cielo.

Daniel le aconsejó a Nabuconodosor, después de esta interpretación, que renunciara a sus pecados y maldad y fuera bondadoso con los oprimidos.

Sin embargo, Nabuconodosor no hizo lo que le sugirió Daniel que hiciera. Y después de 12 meses, paseaba Nabuconodosor  por el palacio real de Babilonia exclamando ¡¨Miren la gran Babilonia que he construído como capital del reino! ¡La he construído con mi gran poder, para mi propia honra!

No había terminado de hablar, cuando desde el cielo, se escuchó una voz que decía: ¨Este es un decreto en cuanto a ti, rey Nabuconodosor. Tu autoridad real se te ha quitado. Serás apartado de la gente y vivirás entre los animales salvajes; comerás pasto como el ganado, y siete años transcurrirán hasta que reconozcas que el Altísimo es el soberano de todos los reinos del mundo, y que se le entrega a quien él quiere¨. 

Fue así, como Nabuconodosor, después de siete años, reconoció y glorificó a Dios dándole todo el honor, la honra y gloria , reconociendo su poder celestial y soberanía sobre todos los pueblos de la tierra.

En ese momento, Nabuconodosor recobró el juicio, y al momento, le fueron devueltos la honra, el esplendor y la gloria de su reino. Los consejeros y cortesanos fueron a buscarlo y llegó a ser más poderoso que antes.

Desde ese momento, Nabuconodosor alababa, exaltaba y glorificaba al Rey del Cielo, al justo y recto, que es capaz de humillar a los soberbios.

Principios de Dios.

  1. El éxito es Sobrenatural, no natural.
  2. El Creador pone gracia sobre el humilde.
  3. Dios enaltece a los humildes y humilla a los orgullosos.

El orgullo lo vemos en los demás, pero no en nosotros mismos. Es un pecado invisible que  tiene muchos matices. Por lo general pensamos que el orgullo se trata de la persona que cree  que es superior a los demás. Sin embargo, existen otras conductas que reflejan a un orgulloso.

Analizando Daniel 4:1-37 

Los hombres que el mundo llama sabios, tales como hechiceros, magos, astrólogos y adivinos no son capaces de discernir los sueños que provienen de Dios.

A Dios no le gustaba el carácter Orgulloso de Nabuconodosor.

Dios controla todo el Universo, mundo y naciones.

Dios es Soberano, hace lo que él quiere.

Todo lo que somos es Gracias a Dios.

El Señor humilla a los soberbios y orgullosos delante de todo el mundo.

Reconocer la grandeza de Dios y darle la Gloria y Honra a Dios permite que Dios nos devuelva el honor .

El Señor disciplina para moldear nuestro carácter.

Todo lo que somos y tenemos NO es por nosotros mismos. Lo que somos y tenemos se lo debemos a Dios.

Dios determina mi futuro.

Soy lo que soy porque Dios lo quiere así.

El Orgullo dice que todo lo que existe es gracias a la persona y no reconoce el favor de Dios.

Para ser humilde, hay que reconocer sus pecados, ser generoso y amable con todos.

El orgullo es cuando piensas que eres la razón de tu éxito y que tu éxito se trata de elevarte.

La humildad es cuando te das cuenta de que Dios es la razón de tu éxito y que tu éxito se trata de elevar a Dios y a los demás.

Dios cuida, eleva, da honor y favor al humilde.

Dios se burla, humilla, distancia y oprime a los orgullosos.

El arrepentimiento trae transformación y bendición de parte de Dios.

El Reino de Dios perdura para siempre.

El carácter del éxito está en el poder de Dios cuando lo glorificamos y exaltamos solamente a él.

Después de la humillación viene el levantamiento.

Dios moldea nuestro carácter para quitar todo orgullo.

La Raíz del Orgullo

El orgullo se manifiesta en el egoísmo, ambición, y en la creencia natural que todo lo que tienes, sabes y has alcanzado es por tu inteligencia, habilidades y destrezas físicas o mentales. 

Todas esas creencias provienen de la inseguridad en sí misma y en los demás.

Si la persona tiene una habilidad  (dada por Dios) , quiere exponerla delante de todas las personas, para resaltar y llamar la atención, llegando a alcanzar el elogio que necesita para alimentar su ego. Piensa que todo lo que hace, dice, piensa , es gracias a sus talentos, lo cual lo hace sentir más importante que los demás.

El Orgullo es un pecado invisible, aceptado en la cultura actual, en las diferentes áreas sociales, laborales, familiares, deportivas, afectivas y artísticas.

El mundo dice que cada uno tiene motivos para enorgullecerse debido a su estrato socioeconómico, círculo familiar, educativo, talentos artísticos, musicales, habilidades sobresalientes en el deporte y otras disciplinas intelectuales.

Dios nos dice que somos hechura de Él , creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. (Efesios 2:10).

Qué piensa Dios del Orgulloso?

  1. Salmo 138:6

 El Señor es excelso, pero toma en cuenta a los humildes y mira de lejos a los orgullosos.

2. Proverbios 3:34.

El Señor se burla de los burlones, pero muestra su favor a los humildes. Los sabios son dignos de honra, pero los necios sólo merecen deshonra.

Proverbios 29: 23

El altivo será humillado, pero el humilde será enaltecido.

Mateo 23:12

Porque el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

Santiago 4:6

Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: ¨Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes¨.

El mundo nos enseña que debemos tener autoconfianza en nosotros mismos y Dios nos enseña a confiar en Él y con Cristo todo lo podemos porque él es nuestra fortaleza . Dio es el que nos dá sabiduría e inteligencia si se la pedimos Santiago 1:5.

Dios es más grande que nuestro corazón y lo sabe todo. 1 Juan 3:20-22

Eres Orgulloso?

  1. Pregúntale a la gente que te rodea si eres orgulloso
  2. Responde estas preguntas:
  • Todo lo que haces es para tu satisfacción propia?
  • No te gusta ayudar a los demás?
  • Eres arrogante?
  • No eres generosa?
  • Todo lo que tienes es gracias a ti?
  • Mereces estar en una posición más alta?
  • Tienes talentos y no los estás aprovechando?
  • Tu esposo no es suficiente para ti?
  • Tus hijos no son suficiente para ti?
  • Te sientes descontenta?
  • Mereces más de lo que tienes?
  • Eres controladora?
  • Las cosas se hacen como tú dices?
  • Quieres ser el centro de atención en las reuniones sociales?
  • Te gusta ilusionar a los demás?
  • Amenazas a otras para que hagan lo que quieres?
  • Castigas a tu esposo  por lo que no  hace lo que quieres?
  • Utilizas el llanto para conseguir lo que quieres?
  • Aparentas ser lo que no eres?
  • Piensas que los demás son menos espirituales que tú?
  • Te consideras menos pecadoras que otras?
  • Te gusta criticar a la otras personas porque no son como tu?
  • Te gusta demostrar lo que sabes?
  • Crees que lo sabes todo?
  • No te gusta aprender de otras personas?
  • Odias a las personas que no están de acuerdo contigo?
  • Discutes para demostrar tu conocimiento y siempre quieres tener la última palabra?
  • No te gusta que te corrijan?
  • No te sientes bien reconociendo tus errores?
  • No veo faltas en mí?
  • Te cuesta trabajo pedir perdón?
  • No acepto cumplidos?
  • No aceptas que te digan cosas bonitas?
  • Te gusta sentarte adelante pero te sientas atrás para aparentar que eres humilde?
  • Te menosprecias para recibir elogios de los demás?
  • Piensas que no eres bonita?
  • Sientes que no sirves?
  • Crees que tienes baja autoestima?
  • No mereces tener cosas?
  • Crees que nadie me quiere?
  • Piensas mucho en qué dirán los demás de tí?
  • Eres muy tímida para hacer cosas?
  • No te gusta hacer el ridículo?
  • Te gusta señalar lo que hacen malo los demás?
  • Haces chistes que lastiman a los demás
  • Estás viendo siempre el punto negro en las cosas?
  • No te gusta someterte a tu jefe?
  • Te gusta mandar?
  • Te gusta recibir la aprobación de los demás?
  • Crees que te has sacrificado mucho por los demás?
  • A veces exageras las historias para que vean lo sacrificada que has sido?
  • Te gusta trabajar en exceso y no descansar?
  • No te gusta delegar funciones?
  • No sabes de ¨No¨?
  • Crees que todo lo haces bien?
  • Alardeas de lo que haces?
  • Vives hablando de lo que tienes?
  • Piensas que los gustos de los demás son inferiores porque no son iguales a los tuyos
  • Vives mostrando tus credenciales para que sepan quién eres?
  • Crees que eres más importante que los demás por el sitio en que vives, por la educación que tienes, por el trabajo que tienes?
  • Te ofende todo lo que te dicen?
  • Todo elogio lo conviertes en comparación con los demás?

Si en alguna de estas preguntas has contestado afirmativamente, puedes considerarte una persona orgullosa.

Estilos de una persona Orgullosa:

  1. La Controladora .¨Si yo no puedo, nadie puede. Las cosas se hacen como yo digo. Quiero ser el centro de atención. Manipulo para que las otras personas hagan lo que quiero, utilizo el llanto, la amenaza o el castigo.¨                      Romanos 13:2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo. Romanos 13:7 Paguen a cada uno lo que les corresponda:  si deben impuestos,, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor.
  2. La Espiritual. ¨Aparento lo que no soy, como el fariseo, soy morronga, hipócrita, y me creo más espiritual que los demás¨
  3. La Intelectual. ¨Me gusta demostrar todo lo que sé. Yo lo sé todo. No quiero aprender de otros. No me gustan las personas que no piensan como yo. Discuto por demostrar mi conocimiento y siempre quiero tener la última palabra. No me dejo corregir. No confieso mis errores. No veo faltas en mí. No me gusta pedir perdón.
  4. La Falsa humildad. ¨No acepto cumplidos. no acepto que me digan cosas bonitas. Me menosprecio para que otros me elogien. No sirvo, no soy bonita, tengo baja autoestima. No merezco tener cosas. Creo que nadie me quiere. Vivo de lo que otros dicen de mí. Temo ser criticado o rechazado. Temo hacer el ridículo.
  5. La Juzgadora. ¨Juzgo y critico a todos los que dicen cosas que no son lo que yo pienso. Me gusta burlarme de los defectos y debilidades de los demás. Siempre veo el punto negro. No muestro misericordia por los demás Romanos 14:4¿Quién eres tú para juzgar al siervo de otro? Que se mantenga en pie, o que caiga, es asunto de su propio señor. Y se mantendrá en pie, porque el Señor tiene poder para sostenerlo. Romanos 14:7 Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano
  6. La Rebelde. ¨No me gusta someterme a mis líderes, jefes, profesores, padres, o gobierno. Me gusta mandar
  7. La Laboradicta. ¨Me gusta trabajar sin descanso, no sé decir No, no sé delegar trabajo y vivo obsesionado por el trabajo¨.
  8. La arrogante. ¨Todo lo hago bien. Alardeo de lo que hago, por yo sí soy mejor que los demás, tengo muchas cosas para mostrar y decir de lo que soy. Pienso que los gustos de los demás son inferiores a los míos. Me gusta mostrar mis credenciales y títulos . Creo que soy más que los demás por el estrato en que vivo, el barrio, la ciudad, el colegio, el estudio que recibí, la universidad donde me gradué o país de dónde nací. Pienso que mi tiempo es más importante que el de los demás. Isaías 13:11b Pondré fin a la soberbia de los arrogantes y humillaré el orgullo de los violentos.
  9. La sensible ¨Todo el tiempo me ofendo por lo que me dicen, me molesta las opiniones de otros hacía mí. Los elogios los convierto en regaños.
  10. Adicta a la Aprobación. ¨Me gustan los aplausos y elogios que hacen los demás hacia mí. Siempre les digo a mis seres queridos los sacrificios que he hecho por ellos. Exagero las historias para que vean que soy una persona sacrificada.

Lucas 22:31-32

Simón, Simón mira que Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo. Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a mis hermanos.

Jesús conoce el carácter de Pedro y le dio permiso a Satanás para zarandearlo porque Pedro era orgulloso: quería ser más que los otros discípulos, exclamaba que era el que más y finalmente, lo negó tres veces.

Cuando Pedro, se arrepintió y se humilló delante del señor Jesucristo, éste lo exaltó y lo moldeó haciéndolo uno de los predicadores más grandes junto con Pablo.

Existen actualmente familias destruidas por causa del orgullo en algún miembro de la pareja.

Somos servidores de Cristo.

Dios está buscando que le demos la Gloria y honra a él

Se trata de elevar a las otras personas.

Filipenses 2:5-7

Mi actitud debe ser como la de Cristo

Cristo se humilló siendo Dios.

Jesús no usó la autoridad 

Siempre le dió la Gloria a Su Padre.

Lavó los pies a los humildes.

Se hizo obediente hasta la Cruz.

Dios lo exaltó hasta lo sumo.

El Creador está mirando mi corazón.

Todo lo que tengo es para Dios y por Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *